Benidorm: “Somos ejemplo de TURISMO SOSTENIBLE por consumir cielo y no suelo” Reflexiones / Turismo / Turismo responsable

Benidorm antes y despuésLa frase ha sido enunciada por Nuria Montes, secretaria general de la patronal hotelera de Benidorm HOSBEC, en el marco de un Congreso celebrado en Alicante sobre eficiencia medioambiental en la gestión municipal. La afirmación coincide en el tiempo con un estudio publicado hace unos días por Thomson, tour operador británico perteneciente al grupo TUI y se supone que independiente, en donde se dice, literalmente, que “el modelo Benidorm conquistará al mundo por su sostenibilidad” y que, en definitiva, “puede aportar la plantilla del turismo sostenible del futuro”. No es la primera vez que hablamos de Benidorm en Ecotumismo y ante el aluvión de comentarios que había suscitado la noticia del estudio de Thomson en foros y redes sociales, en mi caso concreto había decidido leer con atención y esperar reacciones. Lo siento, pero al final no he podido resistirme y voy a entrar al trapo. Para mí, lo de Benidorm es de juzgado de guardia y un claro ejemplo de marketing y venta de humo al servicio de un destino. Eficiencia en la gestión de los recursos para el modelo que implantaron hace 50 años sí, estamos totalmente de acuerdo, pero banalizar un término complejo y con muchas más variables implícitas como es el turismo sostenible, es algo que no se puede ni debe permitir.

No se trata de restarle méritos a Benidorm, ni mucho menos. Hace muchísimos años, cuando en España no había ni donde caerse muerto y el turismo comenzaba a dar un poco de luz a nuestra maltrecha economía, esta localidad levantina supo desarrollarse y posicionarse como un destino puntero y eficaz para albergar a masas de turistas. Como en otros ejemplos de la costa española, los grandes hoteles se comenzaron a construir en primera línea de playa listos para albergar a europeos ávidos del sol español.  Desarrollaron un modelo pionero que se ha prolongado hasta nuestros días… ¡y ese es el verdadero mérito! Con la mayor concentración de rascacielos que existe en España, Benidorm ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos, fomentando el consumo responsable de los recursos y las energías renovables.

Hablamos de la tercera ciudad española en número de pernoctaciones, por detrás sólo de Madrid y Barcelona. Por tanto, es evidente que para recibir la misma cantidad de turistas, con otro modelo más horizontal, se necesitaría una cantidad infinita de territorio… ¡y menos mal! Se puede hablar entonces de la excelente eficiencia en la gestión de recursos que se tiene en Benidorm con el modelo de turismo que tiene. Ahora bien, jugar tan a la ligera con un concepto como el del turismo sostenible me parece una broma de muy mal gusto. Para empezar, que la propia definición que da la Organización Mundial del Turismo ya debería de cortar un poco:

“El desarrollo del turismo sostenible responde a las necesidades de los turistas y de las regiones anfitrionas presentes, a la vez que protege y mejora las oportunidades del futuro. Está enfocado hacia la gestión de todos los recursos de manera que satisfagan todas las necesidades económicas, sociales y estéticas, y a la vez que respeten la integridad cultural, los procesos ecológicos esenciales, la diversidad biológica y los sistemas de soporte de la vida.”

Benidorm desde luego que satisface las necesidades de un tipo de turismo muy específico, ¿pero que pasa con el resto? ¿Se puede decir que va a proporcionar la plantilla del turismo sostenible del futuro una localidad especializada únicamente en sol y playa a bajo coste? Si seguimos leyendo la definición, las cosas no mejoran… ¿Qué oportunidades futuras tendrán los habitantes de Benidorm que no estén relacionadas con el turismo? Desde luego que el monocultivo económico no es muy sostenible que digamos: si todos nos dedicamos a lo mismo, directa o indirectamente, somos más frágiles ante crisis o coyunturas externas. El enfoque de los recursos de manera que satisfagan las necesidades económicas, vamos a darlo por bueno, sin entar en temas de crisis y al menos a corto plazo, teniendo en cuenta que la mayoría de hoteles que hay en Benidorm son familiares y de gente local.  Esto es algo positivo.

Benidorm

Pero, ¿qué pasa con las sociales y estéticas? Benidorm tiene 70.000 habitantes y recibe más 1.500.000 de turistas al año, concentrados principalmente en la temporada estival, ¿es eso sostenible socialmente? Lo de las necesidades estéticas… pues no sé, si alguien le parece bonito semejante concentración de cemento y hormigón como esta justo delante de la costa, es respetable desde luego, pero de integración con el entorno más bien poco o nada. La integridad cultural y la biodiversidad del destino, haberla probablemente la haya, pero dudo mucho que la ingente cantidad de turistas británicos que llegan hasta este reducto en la costa levantina, lo hagan motivados por conocer la riqueza cultural y medioambiental de la misma. No hace falta entrar en los motivos reales de la amplia mayoría así que, en definitiva, a ver si empezamos a llamar las cosas por su nombre. No nos conviene desvirtuar un concepto, el del turismo sostenible, que va camino de convertirse en una moda publicitaria a la que todo el mundo trata de apuntarse.


Formado en comunicación y turismo, fue en el sector turístico donde precisamente comenzó a apreciar la necesidad de un giro a la hora de viajar y practicar turismo. Considera que un viaje responsable no sólo se reduce a una adecuada práctica medioambiental, sino que debe resumir todas las habilidades que se suponen implícitas a las buenas relaciones personales, aunque no siempre es así. Tal vez resulte paradójico pensar que todo viaje debe convertirse en un intercambio social y cultural, pero... ¿por qué no intentarlo? Con experiencia profesional contrastada en medios de comunicación y en entidades públicas y privadas dentro del sector turístico, es uno de los fundadores de Ecotumismo y lleva la gestión editorial y coordinación de proyectos desde su puesta en marcha en 2009. En esta última etapa de su vida profesional ha adquirido experiencia nacional e internacional en el marco de proyectos vinculados al turismo responsable trabajando como consultor freelance a través de Ecotouristing. Además ha adquirido un notable conocimiento de la realidad actual del sector del turismo rural en España, gracias a su trabajo como responsable de comunicación y coordinación de proyectos con la Fundación Ecoagroturismo. A principios de 2013 se ha incorporado al equipo del portal de turismo temático Turinea para dar soporte en tareas de comunicación y marketing, además de desarrollar el proyecto Rutas turísticas y Paisajes Sonoros. Una innovadora iniciativa para poner en valor una red de rutas turísticas basadas en experiencias sensoriales etnográfico-culturales y ambientales, con la premisa de fomentar un tipo de turismo responsable y sostenible. Se enfatizará el carácter innovador del proyecto a través de herramientas sonoras al servicio de las nuevas tecnologías, que servirán como elemento clave de conservación cultural, como instrumento de promoción y como hilo conductor de las diferentes propuestas.

Opiniones

  1. Hola,

    Quería añadir algo más al comentario sobre Benidorm. Estoy de acuerdo totalmente con los argumentos de Javier, pero además, creo que el error al referirse a Benidorm es considerar solamente el casco urbano (el nucleo). Si consideramos el término municipal, es todavía menos sostenible. Me refiero a la sierra travesera de Benidorm (al otro lado de la autovía), donde en los noventa se produjo un incendio y posteriormente se recalificaron los terrenos para ser urbanizados. Se construyó Terra Mítica, toda un pelotazo especulativo, que además cambia de dueños cada dos años. Un proyecto promovio desde la Genralitat que ha sido totalmente inviable hasta el momento. Posteriormente, se construyeron dos complejos turísticos de segundas resiencias con campos de golf, un hotel apartamente propiead de Barceló. Todo ello, en modelo expansivo. También mencionar el preocupante aumento de segundas residencias sobre la sierra helada (segundo pulmón). Así pues, a la hora de analizar el modelo de Benidorm hay que hacer referencia a la dimensión territorioal y socio-ambiental del desarrollo turístico (y residencia-recreativo). Atendiendo a ello, Benidorm ha provocado un efecto arrastre sobre las economías locales de municipios colindantes que se han subido al carro del turismo residencial causando con ello un deterioro ambiental y paisajístico sin retroceso; y los efectos multiplicadores sobre economías del traspaís que han proveido de capital humano (mano de obra barata – construcción y servicios), natural (agua) y financiero (proveniente de las cajas agrarias del interior). Y a partir del 2000, ha servido de residencia para extranjeros que prefieren un ambiente más tranquilo, con buen clima y cerca de la playa y de una ciudad de servicios. Este desarrollo residencial del traspaís ha generado disfunciones socio-territoriales al crearse sociedades dualistas, locales (no anfitriones)y nuevos residentes extranjeros que traen sus negocios, sus servicios y se aislan en colonias de los nucleos urbanos.

    También es necesario señalar el aumento del tráfico rodado en coche de los nuevos residentes, y más aún, de los turistas vacacionales que alquilan coche en el aeropuerto. Habría que medir la huella ecológica de estos visitantes.

    ………….

    En definitiva, cuando hablamos de Benidorm sostenible, es algo como un oximorón. Puede tener un casco urbano concentrado (núcleo central), eficiente para albergar un turismo masivo y donde es fácil aplicar medidas de eficiencia energética. TUI es un promotor turístico de masas y mira para sus intereses de mercado.

    Deu!

  2. Me parece indignante que una persona con un cargo relacionado con turismo pueda decir semejante barbaridad. Tiendo a pensar en estos casos que es desconocimiento,.. pero por favor..no ¿podría leerse algunas cositas sobre el tema? Seguro que con su sueldo podría comprar una biblioteca completa con ediciones en relación al turismo y la sostenibilidad o qué menos que leer nociones básicas y gratuítas como la página web de la OMT.
    Mientras estas personas esten en los altos cargos nunca podremos conseguir una mejora de nuestro turismo y nuestra sociedad.

  3. Lo que nos faltaba por oír!

    Totalmente de acuerdo con vuestras reflexiones, Ecotumismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

©Asociación Ecotumismo, Turismo Responsble y Sostenibilidad - Derechos reservados - Aviso Legal - Política de privacidad