Nuevo sello de la UE para distinguir la PRODUCCIÓN ECOLÓGICA Ecología / Nuestra Filosofía

La agenda de noticias de los medios estos últimos días ha venido marcada, entre otras cosas, por el aumento del IVA que ha aplicado el Gobierno socialista como una de las medidas de ajuste económico. Pocos quedan por poner el grito en el cielo, sobre todo viendo el enfoque de muchos artículos y opiniones, pero como suele ser habitual, los medios pasan de largo por otras noticias que deberían tener el mismo peso. La cuestión es que, también desde este pasado 1 de julio de 2010, será obligatorio un nuevo sello creado por la Unión Europea para identificar los alimentos envasados que han sido producidos de manera ecológica dentro del espacio comunitario.

Este logotipo de producción ecológica de la UE y los de sus Estados miembros sirven para complementar el etiquetado habitual y aumentar la visibilidad de este tipo de alimentos y bebidas de cara a los consumidores. La desinformación es una constante en nuestro mercado alimentario y sin duda que esta es una gran noticia y un gran paso. La lucha contra los transgénicos continúa y ahora sólo falta que este otro tipo de alimentos se etiquete también para que no nos la cuelen más.

La «eurohoja» (como ha sido bautizado el logo en forma de hoja de árbol formada por estrellas sobre fondo verde) es el nuevo sello creado por la Unión Europea para identificar a los alimentos que provienen de la agricultura ecológica. El logotipo ganador es fruto de un concurso paneuropeo abierto a estudiantes de arte y de diseño. Los casi 3.500 diseños presentados fueron examinados por un tribunal de renombre internacional y los tres mejores logotipos fueron sometidos a una votación popular «online» que finalizó el 31 de enero del 2010. Este sello certifica que un producto cumple los criterios de agricultura ecológica de la UE y su diseño no puede ser modificado, aunque sí puede ‘coexistir’ con otros sellos privados, nacionales o regionales.

El nuevo logotipo ecológico es el segundo símbolo de certificación de productos ecológicos en la UE. El primero fue lanzado a finales de la década de 1990 y se aplicó de forma voluntaria. Este queda en desuso desde el 1 de julio de 2010, aunque todavía puede aparecer en algunos productos según pasen a través de la cadena de suministro. El uso del logotipo de la UE es obligatorio para los alimentos preenvasados desde el 1 de julio de 2010, aunque para productos importados sigue siendo de uso voluntario después de esa fecha.

A raíz de la nueva normativa europea para la producción, control y etiquetado de productos ecológicos, se decidió adoptar un nuevo logotipo para las etiquetas y al mismo tiempo apostar por aumentar los niveles de exigencia. Se pretendía así garantizar que los consumidores reciban alimentos de alta calidad que protegen el medio ambiente, la biodiversidad y el bienestar animal. El logo seguirá siendo de incorporación voluntaria para aquellos productos importados después de dicha fecha. Una vez el Reglamento entre en vigor y el logotipo de la UE se generalice, el etiquetado deberá indicar el lugar en el que fueron producidas las materias primas agrícolas («UE», «no-UE» o el nombre del país, dentro o fuera de la UE, donde el producto o sus ingredientes fueron cultivados).

La producción y la colocación en el mercado de la UE de productos ecológicos con logotipo y etiquetas requiere de un estricto proceso de certificación que ha de cumplirse en su totalidad. Los agricultores convencionales tienen que pasar en primer lugar por un periodo de conversión de dos años como mínimo para comenzar a producir alimentos que puedan comercializarse como ecológicos. Si los agricultores desean simultanear ambos métodos de producción, convencional y ecológica, tienen que separar claramente ambas actividades. Tanto agricultores como transformadores de alimentos deben respetar las normas enunciadas en el Reglamento de la UE. Ambos estarán sujetos a inspecciones por parte de organismos o autoridades que garantizan la conformidad con la normativa. Los operadores que superen con éxito las inspecciones obtendrán la certificación ecológica y podrán etiquetar de este modo sus productos.

Una vez superado este proceso, los operadores siguen estando sujetos a inspecciones anuales exhaustivas: toma de muestras in situ, inspección de documentación referente a compras y ventas, ganado; libros de registro, inspecciones del ganado en zonas cubiertas y al aire libre, inspecciones de campos, huertos, invernaderos, etc. Los operadores que no cumplan con todos los requisitos pueden ver retirada su certificación ecológica, así como su derecho a comercializar productos bajo la denominación de ecológicos.

Este logotipo de producción ecológica de la UE y los de sus Estados miembros sirven para complementar el etiquetado habitual y aumentar la visibilidad de este tipo de alimentos y bebidas de cara a los consumidores

Pincha aquí consultar el Reglamento por el que se establecen las disposiciones de aplicación del Reglamento (CE) n o 834/2007 del Consejo, en lo que atañe al logotipo de producción ecológica de la Unión Europea.


Formado en comunicación y turismo, fue en el sector turístico donde precisamente comenzó a apreciar la necesidad de un giro a la hora de viajar y practicar turismo. Considera que un viaje responsable no sólo se reduce a una adecuada práctica medioambiental, sino que debe resumir todas las habilidades que se suponen implícitas a las buenas relaciones personales, aunque no siempre es así. Tal vez resulte paradójico pensar que todo viaje debe convertirse en un intercambio social y cultural, pero... ¿por qué no intentarlo? Con experiencia profesional contrastada en medios de comunicación y en entidades públicas y privadas dentro del sector turístico, es uno de los fundadores de Ecotumismo y lleva la gestión editorial y coordinación de proyectos desde su puesta en marcha en 2009. En esta última etapa de su vida profesional ha adquirido experiencia nacional e internacional en el marco de proyectos vinculados al turismo responsable trabajando como consultor freelance a través de Ecotouristing. Además ha adquirido un notable conocimiento de la realidad actual del sector del turismo rural en España, gracias a su trabajo como responsable de comunicación y coordinación de proyectos con la Fundación Ecoagroturismo. A principios de 2013 se ha incorporado al equipo del portal de turismo temático Turinea para dar soporte en tareas de comunicación y marketing, además de desarrollar el proyecto Rutas turísticas y Paisajes Sonoros. Una innovadora iniciativa para poner en valor una red de rutas turísticas basadas en experiencias sensoriales etnográfico-culturales y ambientales, con la premisa de fomentar un tipo de turismo responsable y sostenible. Se enfatizará el carácter innovador del proyecto a través de herramientas sonoras al servicio de las nuevas tecnologías, que servirán como elemento clave de conservación cultural, como instrumento de promoción y como hilo conductor de las diferentes propuestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

©Asociación Ecotumismo, Turismo Responsble y Sostenibilidad - Derechos reservados - Aviso Legal - Política de privacidad