Los INCENDIOS y las consecuencias de una deficiente CUSTODIA del TERRITORIO Ecología

gestión forestal sostenibleEn lo que va de año, el fuego de los incendios ha arrasado en España casi 140.000 hectáreas, lo que supone tres veces más que el mismo período del año pasado. Cabe pararse en Cataluña, la Comunidad Valenciana o Canarias, las regiones más afectadas, si no por la cantidad de incendios, si por el dudoso honor de haber albergado los más grandes, tanto por superficie afectada como por el tipo de vegetación calcinada. Para un canario como yo, supone un trago muy difícil de digerir ver como parte del tesoro ecológico que albergan islas como La Palma, Tenerife y en mayor medida La Gomera ha ardido este verano. Un patrimonio natural que merecía una mejor conservación pero que, en comparación con las vidas humanas que se han dejado en otros lugares como Cataluña o más recientemente Alicante, es sin duda un mal menor. Por eso, a mi me cuesta entender la actitud que está tomando al respecto la clase política… esa que se supone que está ahí elegida por los ciudadanos para estar a la altura de la circunstancias y tomar decisiones cabales y con sentido de la responsabilidad. La situación en Canarias parece de patio de colegio… con el Gobierno regional echando la culpa al nacional, quién a su vez se desmarca en boca del ministro de Medio Ambiente Arias Cañete. Un ministro que, mientras ardían tres Parques Nacionales en España (Cabañeros, Doñana y Garajonay) decidió emplear su tiempo en ir a los toros. ¿Dónde queda la profesionalidad y eficiencia de todos estos personajes?

Más allá del debate superficial de si este recortó más efectivos y medios en prevención de incendios que este otro, se echa en falta altura de miras y un debate mucho más profundo, que aporte soluciones integrales a un problema complejo. La sociedad en la que vivimos ha sufrido una brutal transformación en las últimas cinco o seis décadas, con una serie de cambios profundos en el medio rural, en donde hoy convergen formas tradicionales residuales de aprovechamiento de los recursos naturales con la demanda de nuevas funciones en los espacios forestales. A lo que hay que añadir el carácter restrictivo de muchos espacios naturales protegidos, empezando por los Parques Nacionales, en donde se dan casos en los que determinados usos tradicionales ya no están permitidos en aras de la conservación del patrimonio natural y cultural del espacio. En este contexto, hablar de prevención supone no sólo salvaguardar el medio natural, sino también el social o el económico y, por encima de reproches insulsos, la cantidad desproporcionada de incendios de este verano son un síntoma inequívoco de que el espacio forestal no está siendo tratado ni aprovechado de manera adecuada y eficiente. Y ya pueden desviar la atención con cuentos chinos…

Hablar de un aprovechamiento sostenible del medio rural implicar hablar consecuentemente de un concepto que todavía no se lo he oído escuchar a un solo político: la custodia del territorio. Según se ha acuñado en nuestros tiempos, vienen siendo el conjunto de estrategias e instrumentos que pretenden implicar a los propietarios y usuarios del territorio en la conservación y el buen uso de los valores y los recursos naturales, culturales y paisajísticos. Hace 50 años, inmersos en una sociedad eminentemente rural, estas estrategias e instrumentos simplemente no eran otra cosa que el saber hacer de los campesinos, que respetaban los ciclos naturales de las cosas y salvaguardaban su entorno para salvaguardar a su vez los usos y productos que aprovechaban de él. Sólo hace falta hablar con la gente del campo de aquel entonces para confirmar que incendios como los de ahora, sencillamente no se daban. Con el éxodo rural y el abandono poblacional del campo y del sector primario, unido porque no decirlo a la falta de conciencia de mucha gente que se cree que todo el campo es orégano, nunca mejor dicho, la situación ha cambiado radicalmente y el riesgo de incendios se ha multiplicado exponencialmente.

Donde antes había bosques limpios de maleza o de pinocha, como se llama en Canarias a las hojas secas de los pinos, ahora hay auténticos polvorines en donde cualquier mecha supone una catástrofe impredecible. Antes se aprovechaba esta pinocha para humedecer las tierras de cultivo, para construir camas para el ganado o para fabricar abono con los excrementos de los animales. Hoy en día, el abandono de la ganadería reduce la recogida de pinocha de los montes, incluso cuando se recoge y se regala porque nadie la compra. Donde antes había una continua actividad agrícola y ganadera que convivía con una gestión del espacio, hoy quedan dos o tres campesinos y terrenos muertos de risa, sin explotar, que multiplican la masa forestal mal gestionada año tras año. Puestos a soñar, me gustaría que alguno de los impresentables que tenemos por políticos pensase en el sector primario como una posible solución para el 30% largo de paro que hay en Canarias, de los que casi la mitad de desempleados no han terminado los estudios básicos. Puestos a soñar, estaría bien que a alguno se le ocurriese replantear nuestro modelo productivo, el de unas islas que todo lo importan por el de islas en donde se reaprovechase todo este espacio para producir verduras, hortalizas, o carne, empleando para ello a personas paradas o fomentando el emprendimiento, dedicando además más efectivos a la limpieza de los montes. Supongo que es mucho pedir y que siempre quedará mejor la queja gratuita o echar la culpa al otro, en eso si que no les gana nadie.


Formado en comunicación y turismo, fue en el sector turístico donde precisamente comenzó a apreciar la necesidad de un giro a la hora de viajar y practicar turismo. Considera que un viaje responsable no sólo se reduce a una adecuada práctica medioambiental, sino que debe resumir todas las habilidades que se suponen implícitas a las buenas relaciones personales, aunque no siempre es así. Tal vez resulte paradójico pensar que todo viaje debe convertirse en un intercambio social y cultural, pero... ¿por qué no intentarlo? Con experiencia profesional contrastada en medios de comunicación y en entidades públicas y privadas dentro del sector turístico, es uno de los fundadores de Ecotumismo y lleva la gestión editorial y coordinación de proyectos desde su puesta en marcha en 2009. En esta última etapa de su vida profesional ha adquirido experiencia nacional e internacional en el marco de proyectos vinculados al turismo responsable trabajando como consultor freelance a través de Ecotouristing. Además ha adquirido un notable conocimiento de la realidad actual del sector del turismo rural en España, gracias a su trabajo como responsable de comunicación y coordinación de proyectos con la Fundación Ecoagroturismo. A principios de 2013 se ha incorporado al equipo del portal de turismo temático Turinea para dar soporte en tareas de comunicación y marketing, además de desarrollar el proyecto Rutas turísticas y Paisajes Sonoros. Una innovadora iniciativa para poner en valor una red de rutas turísticas basadas en experiencias sensoriales etnográfico-culturales y ambientales, con la premisa de fomentar un tipo de turismo responsable y sostenible. Se enfatizará el carácter innovador del proyecto a través de herramientas sonoras al servicio de las nuevas tecnologías, que servirán como elemento clave de conservación cultural, como instrumento de promoción y como hilo conductor de las diferentes propuestas.

Opiniones

  1. No solo lo que comentáis sino también y muy importante es el hecho de que los gobiernos regionales han reducido drásticamente el presupuesto para mantenimiento y extinción de incEndios. Hay muchos menos profesionales que en años anteriores para cuidar y proteger nuestros bosques (bomberos y personal contratado en verano para este tipo de tareas). Supongo que prefieren gastárselo en sus millonarios coches oficiales, dietas y demás lujos políticos. Nuestros politicos son una vergüenza.

  2. muy acertado el artículo, los incendios son una consecuencia más del abandono de la vida rural y de la explotación sostenible de los recursos del agro.
    Saludos

  3. El contenido del artículo es muy bueno y explica muy bien una realidad que esta ocurriendo en la gestión forestal y en particular de las fincas, sin un aprovechamiento de los recursos y sus consecuencias.
    Pero, tenemos de tener en cuenta que Custodia del Territorio, como nombre pertenece a un proyecto muy acertado y en crecimiento de asociación entre espacios y empresas agrícolas ganaderas con entidades medioambientales para una mejora de las condiciones socioeconómicas y culturales del medio rural.
    Por lo tanto puede generar dudas el concepto de CUSTODIA DEL TERRITORIO, y confundir con este proyecto en red a nivel nacional.

    Para más información:

    http://www.custodia-territorio.es/

    Un saludo y gracias por vuestro trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

©Asociación Ecotumismo, Turismo Responsble y Sostenibilidad - Derechos reservados - Aviso Legal - Política de privacidad