El ‘TODO INCLUÍDO’ en España: pan para hoy, hambre para mañana Reflexiones / Turismo

He leído estos días con mucha atención y ciertas dosis de perplejidad, que NO resignación, un reportaje publicado en el número mensual en papel de la revista Hosteltur. En él, se hace hincapié en la creciente importancia que está adquiriendo la fórmula del TODO INCLUÍDO, en torno ya a un 20% del total, dentro de la oferta hotelera española. Me van a perdonar todos esos tour operadores y asociaciones hoteleras que abogan por una adaptación de la oferta en nuestro país hacia la dichosa pulserita All Inclusive, pero para mí es un absoluto despropósito y no es más que pan para hoy y hambre para mañana. Y para pensar así tengo tres razones fundamentales: la primera es que el modelo turístico de España no se puede cambiar de la noche a la mañana, la segunda es que supondría un paso más hacia la homogeneización de los principales destinos españoles, si es que ya no están cortados por el mismo rasero, y la tercera y fundamental es que detrás, más que cambios en la demanda, hay como siempre intereses económicos y venta de humo.

Tradicionalmente, el All Inclusive había sido una fórmula comercializada en destinos del Caribe. Desde la perspectiva del hotelero ubicado allí, ha sido una buena fórmula ya que muchos resorts está aislados en zonas, que además cuentan con muy poca oferta complementaria en su alrededor, por lo que les ha convenido “encerrar” a sus clientes dentro del complejo, con oferta integrada en el mismo. La responsabilidad y sostenibilidad para con el destino de este modelo, es otro asunto a tratar, como ya hemos hecho en algunas ocasiones en Ecotumismo.

¿Por qué? Pensemos en cómo se puede sentir un dominicano, un cubano o un haitiano que subsiste a duras penas y que puede creer en el turismo como posibilidad de desarrollo, al ver a turistas occidentales viviendo a cuerpo de rey dentro de un  resort construido en un lugar donde los nativos siempre habían campado a sus anchas. ¿No resulta una contradicción? ¿El enfrentamiento entre dos mundos opuestos separados por la puerta de un hotel? Se mire por donde se mire, el All Inclusive promueve el aislamiento y el que un turista llegue a un destino a pasar unas vacaciones que podría tener en cualquier otro lugar, da igual donde, SIN diferencia.

Volviendo a la visión que puede tener el empresario, la fórmula de la pulserita puede tener sentido en un destino del Caribe o de similares características, pero en España la cosa cambia, salvo raras y concretas excepciones. Aquellos que trabajen dentro del sector turístico sabrán a lo que me refiero, porque al menos yo empiezo a estar un poco cansado de escuchar como todos los principales destinos españoles, de un tiempo a esta parte, se esfuerzan por venderse como algo más que simples lugares para disfrutar del sol y la playa. Y realmente tienen argumentos para ello: a la promoción de la tradicional oferta, se añaden ahora la rica gastronomía, la cultura, el turismo activo y todo lo relacionado con actividades en contacto con la naturaleza, por poner sólo unos pocos ejemplos. Se trata de poner en valor la variada y extensa oferta complementaria con la que contamos, pero si incrementamos las plazas de All Inclusive, ¿qué pasará con toda esa oferta que gira en torno a los hoteles y a los destinos? Evidentemente que se resentirá…

 

Pero hay más… Leo en el artículo que son los principales tour operadores que operan hacia España los que exigen que se aumente este tipo de plazas todo incluido, ya que observan cambios en la demanda y, de no fructificarse esta adaptación en España, corremos el riesgo de perder cuota de mercado con respecto a nuestros competidores en el Mediterráneo. A ver… aceptemos que cierto grupo de familias europeas, sobre todo de clase media, intenten buscar mejores precios ante la crisis económica imperante y, en este sentido, el All inclusive puede ser una buena fórmula. Pero realmente, lo que pienso es que son los propios tour operadores los que están motivando este supuesto cambio y es que no hace falta recordar la tradicional posición de fuerza que han tenido durante muchos años en los destinos españoles, sobre todo en las islas (Canarias y Baleares).

Esta posición de fuerza se ha basado, como digo, en tener unos cupos cerrados con hoteles y disponer, incluso, de hoteles enteros para crear sus propios paquetes cerrados, con vuelos chárter como ha ocurrido siempre en Canarias. ¿Qué ha pasado en los tiempos que corren? Pues que el uso de las nuevas tecnologías y las compañias aéreas low cost han democratizado la elección de las vacaciones y han propiciado el que nos organicemos las vacaciones por libre. Claro, en este contexto, con el All Inclusive los tour operadores pueden volver a obtener esas grandes rentabilidades, con presupuestos cerrados desde el origen, cuyos márgenes de beneficio se quedan en el propio tour operador y no en la oferta del destino. Eso por no hablar de algunos destinos de nuestro litoral que cuentan con una gigantesca planta hotelera que hay que cubrir y llenar de la manera que sea, con el All Inclusive o bajando los precios hasta límites insospechados… y no hace falta poner nombres a estos destinos porque están en la mente de todos. Que no nos vendan la moto por favor.

Y la última cuestión, tal y como he expuesto ya, es que el All Inclusive tiende a la homogeneización de todos los destinos. Es la lucha imperante, hoy en día, por acabar con la diferencia, con el valor añadido que puede suponer que un destino tengas cosas que no tiene la competencia y que sea el turista, en este caso, el que decida lo que más le gusta. Si todos los destinos acaban teniendo lo mismo: buenos complejos hoteleros, sol y playa, al final la única lucha por diferenciarte de la competencia será el precio y, ahí señores tour operadores, España si que no tiene nada que hacer con nuestros competidores del Mediterráneo. Por eso, espero que esto no sea más que una pataleta pasajera y los que tienen que tomar decisiones sepan obrar en consecuencia. Pensemos a largo plazo y mejoremos nuestra oferta en conjunto, que seguro que habrá demanda interesada en venir a un lugar único y diferenciado, con muchos atractivos que ofrecer.


Formado en comunicación y turismo, fue en el sector turístico donde precisamente comenzó a apreciar la necesidad de un giro a la hora de viajar y practicar turismo. Considera que un viaje responsable no sólo se reduce a una adecuada práctica medioambiental, sino que debe resumir todas las habilidades que se suponen implícitas a las buenas relaciones personales, aunque no siempre es así. Tal vez resulte paradójico pensar que todo viaje debe convertirse en un intercambio social y cultural, pero... ¿por qué no intentarlo? Con experiencia profesional contrastada en medios de comunicación y en entidades públicas y privadas dentro del sector turístico, es uno de los fundadores de Ecotumismo y lleva la gestión editorial y coordinación de proyectos desde su puesta en marcha en 2009. En esta última etapa de su vida profesional ha adquirido experiencia nacional e internacional en el marco de proyectos vinculados al turismo responsable trabajando como consultor freelance a través de Ecotouristing. Además ha adquirido un notable conocimiento de la realidad actual del sector del turismo rural en España, gracias a su trabajo como responsable de comunicación y coordinación de proyectos con la Fundación Ecoagroturismo. A principios de 2013 se ha incorporado al equipo del portal de turismo temático Turinea para dar soporte en tareas de comunicación y marketing, además de desarrollar el proyecto Rutas turísticas y Paisajes Sonoros. Una innovadora iniciativa para poner en valor una red de rutas turísticas basadas en experiencias sensoriales etnográfico-culturales y ambientales, con la premisa de fomentar un tipo de turismo responsable y sostenible. Se enfatizará el carácter innovador del proyecto a través de herramientas sonoras al servicio de las nuevas tecnologías, que servirán como elemento clave de conservación cultural, como instrumento de promoción y como hilo conductor de las diferentes propuestas.

Opiniones

  1. Tirso Cabral Says: mayo 7, 2010 at 9:25 pm

    Ahora es que ustedes se están dando cuenta del gran peligro que es es sistema TI ( que puede ser beneficioso en lugares apartados y solitarios etc etc) pero en regiones donde hay una rica cultura, gastronomía, actividades , estos recursos y atractivos no cuentan para los
    TTOO internacionales , ellos no andan buscando eso
    es simplemente la rentabilidad.
    Imagínense ustedes en España que nos espera a países pobres como nosotros la rep dominicana.
    Me da pena que sea España, país tan rico y variado que no tengan la creatividad suficiente para contrarrestar este fenómeno dañino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

©Asociación Ecotumismo, Turismo Responsble y Sostenibilidad - Derechos reservados - Aviso Legal - Política de privacidad