De dónde venimos y hacia dónde seguimos yendo con el TURISMO en ESPAÑA Turismo / Turismo sostenible

turismo EspañaCon más pena que gloria se podría calificar la presentación del Plan Nacional integral de Turismo en España. Para ser, se supone, uno de los motores económicos del país (sino el que más), sobre todo ahora en tiempos de crisis, de ajustes y de consolidaciones fiscales, sorprende (una vez más) que haya quedado relegado a los titulares de relleno en la mayoría de medios de comunicación y que el propio Gobierno haya esperado más de seis meses desde su toma de posesión, metidos ya de lleno en plena temporada alta turística (con poco margen de maniobra por tanto) para anunciarlo. Son muchas las voces desde dentro del sector que se han apresurado a afirmar que los 1.800 millones destinados darán más bien para poco… Sin ir más lejos los 438 millones de euros destinados a 2012 suponen un 30% menos que los 622 de 2011 y las cifras para 2013, 2014 y 2015 son similares. A pesar de ser un plan que, en principio, ha contado con el consenso de todas las partes implicadas (CCAA, entes sectoriales, sindicatos, patronales, etc.) y de contar con 28 medidas y 104 acciones, lo que se más se oye es esa socorrida y ambigua necesidad de reforzar la marca España, de renovar destinos maduros y de agilizar la tramitación de visados para esos países emisores emergentes, léase los salvadores chinos y rusos… Cambio de rumbo más bien poco y acciones innovadoras más bien ninguna.

El Plan pretende poner el acento en el que, a ojos del Gobierno y de buena parte de la sociedad, debe ser uno de los ejes de recuperación económica para que en los próximos años España salga de la crisis. El problema es que, a diferencia de otros sectores, el turismo apenas ha notado en términos porcentuales la crisis. A excepción de 2008 ó 2009 en donde hubo leves pérdidas, en 2010 y 2011 las llegadas de visitantes extranjeros a España han batido registros. En el primer cuatrimestre de 2012 la cifra ha crecido ya un 2,4%, mientras que el gasto (un indicador mucho mejor, puesto que está directamente relacionado con la calidad del visitante) ha subido también un 3,5% respecto al mismo periodo del año anterior. A pesar de ello, ya se sabe que las incertidumbres e inestabilidades, muchas veces externas e incontrolables, son malas compañeras de viaje, nunca mejor dicho, en el turismo. La lenta pero firme recuperación de destinos competidores y más baratos como Túnez o Egipto, además de la alargada sombra del inminente aumento del IVA, prometen dar más de un quebradero de cabeza al sector próximamente.

Además hay otra contradicción de difícil explicación. Si el turismo es un motor de crecimiento económico y ponemos encima de la mesa estas aplastantes cifras de llegadas internacionales, ¿cómo es posible que Canarias (un destino puntero a nivel mundial con unas 12 millones de visitas por año) tenga una cifra de paro superior al 30%? Igual es que el problema está en el modelo, no en las cifras… Si además tenemos en cuenta que las cifras de visitantes nacionales están en caída libre por la situación de recesión, de los que el turismo de interior y especialmente el segmento rural dependen sobremanera, tenemos una situación a corto plazo más compleja y complicada de lo que parece. Un contexto que, desde luego, no sugiere que ni mucho menos tiremos cohetes. Atendiendo  a los precedentes de poca flexibilidad y entendimiento entre el sector público y privado, lo de la renovación de destinos maduros en los que llevamos años enfrascados o la homogeneización normativa, en la que el caos del turismo rural con 17 legislaciones diferentes se lleva la palma, parecen más una utopía que otra cosa.

Es reseñable que casi a la par que se conocían los detalles del Plan Nacional integral de Turismo en España, también se conocieran las principales conclusiones del evento paralelo a la cumbre Río+20 bajo el título de ‘Turismo para un futuro sostenible’, incidiendo en que el turismo puede aportar una contribución significativa a los tres pilares del desarrollo sostenible: el económico, el social y el ambiental con cuestiones como el empleo, la energía, la alimentación o la gestión de recursos como el agua. Un análisis como factor de desarrollo tanto para los países en desarrollo como para los desarrollados, como es el caso de España. Sin embargo, en el Plan español hay una sola referencia al fomento del turismo sostenible, en el ámbito de los destinos y bajo la sola perspectiva medioambiental. ¿Para cuando un Plan de visibilidad una necesaria sostenibilidad integral como máxima prioridad?


Formado en comunicación y turismo, fue en el sector turístico donde precisamente comenzó a apreciar la necesidad de un giro a la hora de viajar y practicar turismo. Considera que un viaje responsable no sólo se reduce a una adecuada práctica medioambiental, sino que debe resumir todas las habilidades que se suponen implícitas a las buenas relaciones personales, aunque no siempre es así. Tal vez resulte paradójico pensar que todo viaje debe convertirse en un intercambio social y cultural, pero... ¿por qué no intentarlo? Con experiencia profesional contrastada en medios de comunicación y en entidades públicas y privadas dentro del sector turístico, es uno de los fundadores de Ecotumismo y lleva la gestión editorial y coordinación de proyectos desde su puesta en marcha en 2009. En esta última etapa de su vida profesional ha adquirido experiencia nacional e internacional en el marco de proyectos vinculados al turismo responsable trabajando como consultor freelance a través de Ecotouristing. Además ha adquirido un notable conocimiento de la realidad actual del sector del turismo rural en España, gracias a su trabajo como responsable de comunicación y coordinación de proyectos con la Fundación Ecoagroturismo. A principios de 2013 se ha incorporado al equipo del portal de turismo temático Turinea para dar soporte en tareas de comunicación y marketing, además de desarrollar el proyecto Rutas turísticas y Paisajes Sonoros. Una innovadora iniciativa para poner en valor una red de rutas turísticas basadas en experiencias sensoriales etnográfico-culturales y ambientales, con la premisa de fomentar un tipo de turismo responsable y sostenible. Se enfatizará el carácter innovador del proyecto a través de herramientas sonoras al servicio de las nuevas tecnologías, que servirán como elemento clave de conservación cultural, como instrumento de promoción y como hilo conductor de las diferentes propuestas.

Opiniones

  1. Imaginemos por un momento que cada uno de los hoteles y alojamientos turísticos de nuestro país incluye en su oferta hostelera productos agroalimentarios de cercanía y adquiridos directamente al productor/elaborador…

  2. Estoy completamente de acuerdo con la reflexión de Javier.
    La semana pasada se celebró el Congreso Nacional de ECOTURISMO en España en Monfragüe y además de tener la oportunidad de conocer el potencial con el que contamos en este país, en relación a los destinos turísticos sostenibles, las asociaciones de empresarios y los diferentes destinos participantes, llegamos a un acuerdo para el impulso de forma conjunta de este sector en los Parques Naturales, las Reservas de la Biosfera, los Geoparques y la Red Natura 2000, con la promesa de que TURESPAÑA podría de esta manera promocionar estos destinos en el exterior bajo el epígrafe de ECOTURISMO.

    Es verdad que el sector privado debe trabajar conjuntamente sin esperar a que el «papá estado» nos lo de todo resuelto. Pero también entiendo que el Estado y “lo público” debe impulsar, apoyar e incentivar de forma decidida aquellos sectores y territorios turísticos donde se está produciendo una apuesta decidida por sostenibilidad, tanto por organizaciones, como por los pequeños empresarios que con gran esfuerzo, además de generar y mantener empleo, hacen cada día posible que exista una oferta turística en España que cumple las recomendaciones internacionales sobre la sostenibilidad ambiental, social, económica y cultural en el turismo.

    La verdad que es una pena que el Plan Integral de Turismo se vuelva a quedar en una repetición de términos bien sonantes: “integral”, “destinos maduros”, “sostenibilidad”…..que parece que ni siquiera las administraciones competentes se los creen, ni conocen su significado. Como el caso del Consejero de Fomento, Vivienda, Ordenación del Territorio y Turismo de la Junta de Extremadura, que en el acto inaugural de este Congreso definía la sostenibilidad como: “El aprovechamiento económico de los Recursos Naturales porque estos no se agotan”… Por otra parte muy bien manejados desde los tecnócratas y consultoras del sector arrimadas a las administraciones públicas, donde seguro terminarán gran parte de esos presupuestos, cuando estos coinciden con las definiciones de los administradores…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

©Asociación Ecotumismo, Turismo Responsble y Sostenibilidad - Derechos reservados - Aviso Legal - Política de privacidad