«Conseguir un turismo más ÉTICO, más SOSTENIBLE y menos colonialista debe ser el motor de nuestra existencia» Nuestra Filosofía / Turismo responsable

Jose Maria de JuanJosé María de Juan/Congreso Ética y Turismo (Madrid).- Como resumen de nuestra participación en el 1er Congreso Internacional de Ética y Turismo, celebrado en Madrid el 15 y 16 de septiembre de 2011, podemos apuntar que la visión de la EARTH (European Alliance for Responsible Tourism and Hospitality) se centra en el turismo responsable como un concepto más activo y comprometido, que implica más al consumidor/turista en la sostenibilidad turística y en el respeto a la cultura y la población local.  Nuestra aportación en el panel denominado “El Turismo Justo, La Lucha Contra la Pobreza” recordó que la EARTH es un proyecto largamente acariciado por muchas organizaciones europeas dedicadas al turismo responsable (ONG´S, empresas consultoras, agencias de viajes, productores turísticos de base, centros de investigación,…) que se materializó en 2008 con 25 socios fundadores de 6 países. En este momento, existe un interés de la EARTH por avanzar hacia la posibilidad de una armonización de los sistemas y certificaciones de turismo sostenible y responsable en Europa. Pero antes, queremos llamar la atención sobre la necesidad de que estas certificaciones sean ante todo sostenibles en sí mismas y estén adaptadas al mercado.

Nuestro trabajo en proyectos de cooperación al desarrollo en turismo en muchos países de África y América nos ha demostrado que con gran frecuencia las certificaciones no son sostenibles en el tiempo una vez finalizados los programas de cooperación que las implantan, por su complejidad y por su alto coste.  Esta insostenibilidad se puede aplicar también a los proyectos de cooperación al desarrollo turístico en general, donde la norma es que una vez que los proyectos terminan su financiación externa no son sostenibles porque no están preparados para ser autogestionados y llegar solos al mercado. La mayor parte de las veces el ansia de protagonismo y la codicia mediática de los organismos  donantes y de los ejecutores de la ayuda impide la colaboración y la coordinación entre proyectos que en teoría tienen un mismo fin.  El fin del desarrollo sostenible se pierde con frecuencia entre las ansias de marcar la diferencia y llega a tener más importancia la visibilidad y las campañas de comunicación que la propia esencia del proyecto.

A esta problemática tenemos que añadirle la gran dificultad de que los productos resultantes de estos proyectos lleguen al mercado, tanto por las causas anteriores como porque cualquier organización se siente capaz de poner en marcha un proyecto de turismo responsable, sostenible, justo, solidario… con buena intención pero sin ningún tipo de conocimiento de la producción turística y de sus mercados. La buena voluntad no suele ser suficiente para que productos originados en destinos lejanos y aislados sean capaces de alcanzar los grandes mercados emisores. Lo raro es encontrar en las organizaciones dedicadas a este tema, que son miles, a un profesional que tenga conocimientos del mercado turístico y que tenga la experiencia de lidiar con las ferias, las comisiones, las tarifas, las bolsas de contratación, los sistemas de distribución,… y todo un mundo sin el cual los productos simplemente no llegan al mercado jamás, que por desgracia es lo normal.

Es por ello que los países en desarrollo están sembrados de iniciativas de turismo con nombres variados a las que raramente llega un turista o que simplemente nunca llegaron a funcionar. En un Congreso como el que acabamos de despedir, dedicado a la ética en el turismo, era necesario abordar este tema. Lo normal es que las entidades  que promueven estos temas trabajen en los mismos países sin conocerse, sin coordinarse, sin compartir lecciones aprendidas ni metodologías y tratando cada una de montar su propia idea y su propia red comercial porque el turismo responsable está de moda y el desconocimiento hace creer que es fácil. Y no lo es. El turismo es un fenómeno complejo y la elección de lugares generalmente exóticos y aislados para montar las iniciativas a las que hacemos referencia hace aún más complejo que los productos resultantes se puedan convertir realmente en un modo de vida sostenible para las poblaciones locales.

Por todo ello es necesario que desde un Congreso como éste tratemos de recuperar la cordura, de abandonar por un tiempo la necesidad de cortar la cinta y salir en la foto y tratemos de compartir la experiencia y el conocimiento para que el turismo, con cualquier de sus apellidos, se convierta en un verdadero condimento de bienestar y de paz para las comunidades que más lo necesitan. También es este congreso una buena ocasión de recordar que, para que el turismo sea responsable y sostenible, no tiene que realizarse en la tribu más lejana que encontremos, sino que nuestros propios entornos rurales y naturales necesitan también impregnar de sostenibilidad a sus iniciativas turísticas, y del mismo modo el turismo masivo, el turismo de eventos, el turismo de negocios…

Todos ellos tienen que apostar poco a poco por la responsabilidad social y por la sostenibilidad si queremos que la ética sea un componente inevitable de la actividad turística, que es a lo que hemos venido a este congreso. Necesitamos un concepto holístico, integral, de la responsabilidad en el turismo, que integre al comercio justo, a la lucha contra la explotación sexual comercial infantil, el trabajo digno, los salarios dignos, el respeto a las comunidades indígenas, el enfoque de género, el combate dignos, el respeto a las comunidades indígenas, el enfoque de género, el combate contra el cambio climático, el bienestar animal y tantos otros temas sin los cuales se nos hace muy difícil hablar de responsabilidad.

La actual crisis económica está además rompiendo la continuidad de las instituciones y de los proyectos y los recortes de las cooperaciones internacionales están añadiendo la simple y llana interrupción “sine die” de los proyectos al repertorio de problemas al que no hemos referido anteriormente. Tal vez este congreso sea la mejor ocasión para que hagamos por fin un poco de reflexión y de autocrítica, que nos lleve a abandonar por un rato las ansias de protagonismo y a buscar soluciones juntos, y a utilizar los recursos del marketing y distribución que el mercado turístico convencional pone a disposición de los profesionales del turismo responsable. Conseguir un turismo más ético, más sostenible y menos colonialista es el motor de nuestra existencia y estamos seguros de que muchos participantes en el congreso han asumido el mensaje y trabajaremos juntos.

Lo que está en juego es el bienestar y las ilusiones de millones de personas y tenemos que ser capaces de coordinar y consolidar los miles de iniciativas de turismo que ya existen antes de inventar otras nuevas en el afán por dejar nuestra huella. Para que los procesos de turismo responsable maduren y puedan llegar al mercado real se necesita más tiempo, tutela y acompañamiento. Aquí empieza la responsabilidad y la ética en el turismo. Lo demás son bonitas palabras para las notas de prensa. Hagámoslo juntos.

José María de Juan Alonso

Vicepresidente en España de EARTH-European Alliance for Responsible Tourism and Hospitality.

Socio director de Koan Consulting S.L.


Ecotumismo es un espacio de acción-reacción con el que hacer ver a todos y cada uno de nosotros que es posible creer en un cambio. Queremos crear conciencia de que está en nuestras manos, sólo en nuestras manos, cambiar el rumbo de determinadas cuestiones de la sociedad, aunque nos quieran hacer ver que somos sujetos pasivos ante las cosas que suceden a nuestro alrededor. Nada más lejos de la realidad, somos parte del problema y la solución a la vez. Constituidos formalmente como asociación, Estamos formados por un grupo de jóvenes multidisciplinares que abarcamos un radio de acción amplio, que engloba el sector turístico, el periodismo y sus diferentes vertientes comunicativas, la producción audiovisual, el cine, la sociología, las energías renovables, la agricultura ecológica, la permacultura o la bioconstrucción. Más información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

©Asociación Ecotumismo, Turismo Responsble y Sostenibilidad - Derechos reservados - Aviso Legal - Política de privacidad