GREENWASH de Nespresso, ¿qué hará Marcilla? Ecología / Nuestra Filosofía

Marcilla, la marca de café de la multinacional Sara Lee, ha lanzado esta semana a la venta cápsulas de café válidas para Nespresso, la competencia. Las cápsulas de Marcilla se pueden usar en las máquinas del sistema, hasta ahora monopólico, de Nestlé, queriendo así acabar con el sistema exclusivo de Nespresso, cuyas cápsulas solo se pueden comprar en una de sus 26 tiendas en España o a través de Internet. Por ello, Marcilla las venderá en el supermercado y más baratas, acción que ya iniciaron en otros países europeos, como Francia y Holanda, y fueron demandados por ello.

Gracias a esta noticia, me ha venido a la mente un tema desde el que hace tiempo quería hablar, que es precisamente este sistema de Nespresso que ha fascinado a los consumidores a nivel mundial, reinventando la manera de tomar café en casa. Pero, claro, las compañías ven la ganancia y no lo que acarrea con ella: al comprar un paquete de café, tienes para más de 100 tazas de café, pero ahora necesitas 100 cápsulas para el mismo fin, generando un nuevo residuo que antes no existía. Esto quiere decir que para cada taza de café preparada se emiten 82 gramos de CO2 y, además, al mezclar el aluminio, la laca alimentaria y café, la capsula se transforma en un residuo no reciclable, aunque el consumidor se tome la molestia de abrirla, vaciarla y llevarla al contenedor amarillo, no será recuperada ni reciclada por los canales habituales ya que, como explica Ecoembes, la empresa que gestiona la bolsa amarilla, la interpretación que se hace de la Ley 11/1997 de Envases y Residuos de Envases dice lo contrario.

Así que se me plantean varios dilemas: ¿por qué Nespresso no puso en práctica el ecodiseño a la hora de crear las cápsulas? Es decir, lanzar productos que reduzcan la generación de residuos y en los que se puedan separar de forma sencilla todos sus componentes para ser reutilizados o reciclados, no al contrario. ¿Marcilla se ha preocupado de este punto? ¿O hará como Nespresso y, cuando las críticas empiecen a llover, será cuando se ponga manos a la obra? Y, si es así… ¿lanzará una campaña donde, realmente, podemos ver un intento desesperado de Green Wash como la de Nespresso? En este caso, y tras el toque de atención de los consumidores, la marca de Nestlé ideó Ecolaboration, un plan a través del cual pretende mostrar su “lado verde”, con acciones como dar la posibilidad a los clientes de devolver las cápsulas de aluminio usadas en sus 26 tiendas para encargarse de que sean recicladas. ¿Y para todas las personas que piden sus capsulas por Internet porque no tienen ninguno de sus 26 exclusivos puntos de venta cerca? Las capsulas que sí se consiguen recoger son trasladadas hasta una planta de Igualada (Barcelona), donde se separa el café para realizar compost con otros residuos orgánicos y el aluminio es enviado a otra instalación próxima del mismo grupo para refundirlo y venderlo a otras compañías. Por lo tanto, sacan beneficio propio de los consumidores que se han molestado en almacenar las capsulas e ir con ellas hasta la tienda Nespresso más cercana…

¿Y cómo incentivan a este consumidor que les ayuda a lavar su imagen y, además, les genera un beneficio doble? Poniendo a la venta un “exclusivo” contenedor con capacidad para 100 capsulas, muy moderno, muy funcional, al “módico” precio de 20€, para que el consumidor tenga en casa, vaya almacenando y luego lleve a la tienda Nespresso, si es que puede. Es decir, más beneficios para la empresa. ¿Por qué no realizar una campaña regalando este contenedor a sus consumidores, informándoles y animándoles así a colaborar con el reciclaje de sus capsulas?  Y, una última pregunta… ¿cómo es posible que en el buscador de puntos de recogida de Ecolaboration, si introduces la propia ciudad de Igualada, donde está la planta de reciclaje de las capsulas, dé como resultado No store locator find? ¿No es posible poner un contenedor allá donde llegan todas las capsulas? “Pequeñeces” que suman.

Tengo que reconocer que yo tengo una máquina Nespresso en casa. Y que hace más de 1 año que no uso. Nos la regalaron mis suegros y, cuando se me acabaron las cápsulas, comencé con el proceso de rellenado, reutilizándolas, porque no tardé en darme cuenta de no era tan complicado y, desde luego, generaba una cantidad menor de residuos. Hay varios tutoriales en Internet que muestran cómo hacerlo, así como otras funciones que se le pueden dar, como crear abalorios diferentes y originales. Pero, yo, desde luego, me vuelvo a la cafetera italiana.


Opiniones

  1. Me encanta el artículo. Se puede decir más alto pero no más claro. Que manera de engañar a sus propios clientes..
    Pues yo pasando de monopolios, empecé también a rellenar las cápsulas de Nespresso pero se me salía todo el café y el resultado no era más que agua sucia. Supongo que todas estas quejas fueron recogidas, no por Nespresso, sino por otras pequeñas empresas que aprovechando el gran agujero de Nespresso han sacado a la venta cápsulas compatibles con estas cafeteras, que ya incluyen un adhesivo para pegar la tapa con lo que mi problema desapareció. Además te dan la opotunidad de usarlas con el café que quieras y no con el que te diga Nespresso.

    Yo las que uso son las necap, que podeis encontrar en http://www.ne-cap.com

    A mí me funcionan muy bien 😉

  2. Juan Carlos Says: junio 9, 2011 at 6:04 pm

    Pues yo llevo tiempo rellenándolas y tapándolas con aluminio y me sale un café buenísimo. Esos sí tiene que ser con un café específico para cafetera exprés que tiene un molido más fino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

©Asociación Ecotumismo, Turismo Responsble y Sostenibilidad - Derechos reservados - Aviso Legal - Política de privacidad