Juegos ECOLÓGICOS para niños CONCIENCIADOS

La defensa y el amor por la naturaleza puede ser un estupendo juego con el que aprender junto a los niños, aprovechando el interés que tienen por todo lo que proceda del mundo exterior. Juegos sensoriales o para que experimenten por sí mismos cuáles son los sonidos de algunos de los más típicos elementos naturales son algunos ejemplos. Pero no sólo eso, ya que a partir de los tres años, los niños pueden ir aprendiendo a reciclar los residuos en casa o a ahorrar agua, sin ir más lejos. La concienciación y el respeto por todo lo que nos rodea, cuanto antes se adquiera, mejor y más fácil… así que aquí damos algunas ideas para que los niños disfruten cuidando el planeta. (Fuente: Revista Ser Padres)

Juegos sensoriales para identificarse con la naturaleza

  • Imitar el sonido del viento con la respiración.
  • Simular el aleteo de las aves con el movimiento de los brazos.
  • Desplazarnos a la velocidad a la que se mueven algunos animales.
  • Comparar el silencio en la naturaleza con el de casa.
  • Jugar con la huella que deja el cuerpo sobre la arena.
  • Observar las ondas que se producen al tocar el agua.

Juegos para experimentar por sí mismos

Dibujar una secuencia en la que los niños tienen que reproducir los sonidos de las imágenes que ven, que serán elementos naturales con sonidos característicos (como la lluvia, el río, las hojas secas, los pájaros…).

Juegos para ahorrar agua

  • Hay que hacer entender a los niños que el agua es el recurso más preciado y escaso del planeta.
  • No usar la cisterna como papelera, ducharnos en lugar de bañarnos o cerrar el grifo mientras nos cepillamos los dientes son pequeños hábitos que solo adquirirán si los ven en nosotros.
  • Hay sencillos juegos que podemos introducir en la rutina diaria, como incorporar un medidor de agua en la ducha para controlar lo que gastamos.
  • La reutilización del agua que realmente no empleamos (como la primera que sale antes de calentarse) para otras necesidades (regar las plantas, aclarar la vajilla…) puede ser un logro familiar y un motivo de celebración cada vez que el ahorro aumente.

Juegos para aprender a reciclar

  • Dibuja con los niños los cuatro tipos de contenedores que hay según el material reciclado: papel y cartón (azul), vidrio (verde), plástico latas y bricks (amarillo) y residuos orgánicos (naranja). Los contenedores se pueden recortar y pegar en un azulejo de la cocina. Alrededor de cada uno de ellos, los niños pueden pegar los objetos que previamente han dibujado y recortado y que pertenecen a cada contenedor: un periódico viejo en el azul, una botella de cristal en el verde, un cartón de leche en el amarillo o la raspa de un pescado en el naranja.
  • Los calcetines viejos son geniales para hacer caballos y serpientes. Hay que rellenarlos de telas inservibles (ropa rota que no se puede donar) o de papel de periódico. La cara se les hace con un rotulador, o recortando los ojos y la boca en cartulina y pegándolos después.
  • Con cajas de embalaje o de cartón que hayan venido del supermercado o de comprar zapatos se pueden construir circuitos laberínticos o pequeñas casitas. Pintar, recortar figuras y pegarlas… las posibilidades son infinitas cuando un niño le echa imaginación.
  • Con botellas de plástico podemos fabricar un juego de bolos. Necesitaremos varias del mismo tamaño. La bola se construye con el papel de plata de envolver los bocadillos.
  • Con las cajas de las porciones de queso podemos fabricar un juego de chapas gigante. Si las decoramos con pinturas de dedos tendremos un bonito resultado.
  • Podemos fabricar un palo de lluvia con una botella de plástico rellena de piedrecitas. Podemos pintarla después para que no se vea el interior.
  • Dos envases de yogur rellenos de piedrecitas con otros dos encima pegados se pueden convertir en unas maracas.

Acerca de

No hay comentarios.

Escribe un comentario