El TURISMO llama a la puerta de la dictadura de Obiang en GUINEA ECUATORIAL Reflexiones / Turismo

Guinea EcuatorialHace unos días la revista Hosteltur ha publicado un reportaje en el que cuestiona si Guinea Ecuatorial, la antigua colonia española en África, puede llegar a convertirse en el próximo Caribe para las empresas turísticas españolas. El país, convertido en el tercer productor de petróleo en el África Subsahariana, ha destinado un presupuesto inicial de 316 millones de euros con el objetivo de convertirse en un «referente de turismo ecológico, de negocios y de lujo». La razón es el notable aumento de capital desde que se descubrieran hace 20 años reservas de crudo en el Golfo de Guinea, por las que el país ha recibido numerosas inversiones de compañías petroleras extranjeras. Si atendemos al modelo de desarrollo turístico que se ha extendido como norma por el Caribe, mucho me temo que Guinea Ecuatorial puede convertirse en un jardín para hacer dinero y saciar las ansias inversoras extranjeras, también en términos turísticos, por mucho que sean españolas. La población local, aparte de unos pocos puestos de trabajo con los que cumplir el trámite, probablemente mal remunerados cuando no sobreexplotados, verá más bien poco de los beneficios que se generen gracias a los atractivos del territorio en el que viven. En cualquier caso, más allá de criticar la sostenibilidad del modelo que se pretende plantear, parece que no cuenta para nada que Teodoro Obiang lleve 32 años en el poder en lo que es más una dictadura que una república presidencialista. La corrupción, las denuncias internacionales de torturas, los presos políticos, los asesinatos o las persecuciones a la oposición parecen ser invisibles. Dame petróleo y tendrás a un amigo… y si no que se lo pregunten a Gadafi.

A veces me trato de poner en la lógica capitalista de las grandes empresas o de los ‘mercados’, esos grandes desconocidos que nadie sabe definir pero que nos gobiernan a su antojo sin que nadie les haya votado, pero sus razonamientos se me escapan. En el reportaje se plantea que el gobierno guineano necesitará forjar alianzas con empresas turísticas internacionales para crecer en el competitivo mercado turístico, pero… ¿quién ha dicho que para crecer en términos turísticos hagan falta alianzas internacionales? A nuestros amigos del Fondo Monetario Internacional les encanta esta receta, sobre todo en países con una gran deuda externa, con potencial de desarrollo económico en algún sector y a los que se puede maniatar con mayor facilidad: aumento de los flujos de capitales desde el exterior, superposición de los intereses de las grandes empresas extranjeras frente a los pequeños productores locales o, en el caso del turismo, de las grandes cadenas hoteleras internacionales frente a los emprendedores locales. En el Caribe hay ejemplos para dar y tomar… prósperos destinos turísticos, caldo de cultivo de inversiones extranjeras auspiciadas durante años por el FMI, pero donde las desigualdades entre la población local y los turistas rayan lo surrealista.

En el caso de Guinea Ecuatorial, el FMI y sus políticas neoliberales de crecimiento no necesitan de una deuda externa con la que apretar el cuello y presionar, en este caso les vale con un dictador como Teodoro Obiang que lleva más de 30 años en el poder. Ya se lo dijo José Bono al presidente ecuatoguineano en la vergonzosa visita oficial de la delegación parlamentaria española a Malabo en febrero de este año: “Es muchísimo más lo que nos une que lo que nos separa», le dijo el presidente de nuestro Congreso de los Diputados. Probablemente, lo que nos une son los intereses económicos y el petróleo… y lo que nos separa es no tener lo que hay que tener para denunciar los atropellos a los derechos humanos que se producen sistemáticamente en el país y que, desgraciadamente, no parecen ser tan importantes como para obviar una jugosa oportunidad de negocio. Para posicionar al país en términos turísticos, se prevé entre otras acciones, la construcción de nuevas infraestructuras de transportes y el desarrollo de hoteles. Más de una multinacional ya se está frotando las manos y, de hecho, ya está confirmada la entrada de HiltonAccor en el país. En este sentido, está demostrado que el 85% de los beneficios que se generan, en torno a la construcción de grandes hoteles y resorts en las costas africanas con capital extranjero, vuelven al país de origen de la inversión. La población local, más allá de comprobar como se puede llevar un nivel de vida bastante superior al suyo, ve más bien poco.

Guinea Ecuatorial

El potencial turístico que tiene África en general y países como Guinea Ecuatorial en particular debería ser el protagonista para la mejora económica y social del continente y sus habitantes. En África hay mucho margen de mejora y cada vez más gente formada y preparada para liderar ese despegue, aprovechando las oportunidades que se pueden generar. Para ello no hacen falta macroinversiones extranjeras regidas por las leyes del capitalismo que, ya se sabe, son inexpugnables. Y menos aún cuando hablamos de un país dictatorial como Guinea Ecuatorial, en donde la población del país se ha beneficiado muy poco del flujo económico generado desde el descubrimiento del petróleo. Con una esperanza de vida de 49,9 años, el país ostenta el puesto 118 (de 182) según el índice de desarrollo Humanos de la ONU. La corrupción luce por bandera y los beneficios económicos del crudo han servido para atrincherar aún más si cabe al régimen. ¿Por qué habría que pensar que con la actividad turística no va a suceder lo mismo? Si fuera una cuestión de moral, seguramente a más de uno se le caería la cara de vergüenza, pero como son los ‘mercados’ los que dictan los pasos a seguir, nadie podrá ni tan siquiera ponerle cara al asunto.


Formado en comunicación y turismo, fue en el sector turístico donde precisamente comenzó a apreciar la necesidad de un giro a la hora de viajar y practicar turismo. Considera que un viaje responsable no sólo se reduce a una adecuada práctica medioambiental, sino que debe resumir todas las habilidades que se suponen implícitas a las buenas relaciones personales, aunque no siempre es así. Tal vez resulte paradójico pensar que todo viaje debe convertirse en un intercambio social y cultural, pero... ¿por qué no intentarlo? Con experiencia profesional contrastada en medios de comunicación y en entidades públicas y privadas dentro del sector turístico, es uno de los fundadores de Ecotumismo y lleva la gestión editorial y coordinación de proyectos desde su puesta en marcha en 2009. En esta última etapa de su vida profesional ha adquirido experiencia nacional e internacional en el marco de proyectos vinculados al turismo responsable trabajando como consultor freelance a través de Ecotouristing. Además ha adquirido un notable conocimiento de la realidad actual del sector del turismo rural en España, gracias a su trabajo como responsable de comunicación y coordinación de proyectos con la Fundación Ecoagroturismo. A principios de 2013 se ha incorporado al equipo del portal de turismo temático Turinea para dar soporte en tareas de comunicación y marketing, además de desarrollar el proyecto Rutas turísticas y Paisajes Sonoros. Una innovadora iniciativa para poner en valor una red de rutas turísticas basadas en experiencias sensoriales etnográfico-culturales y ambientales, con la premisa de fomentar un tipo de turismo responsable y sostenible. Se enfatizará el carácter innovador del proyecto a través de herramientas sonoras al servicio de las nuevas tecnologías, que servirán como elemento clave de conservación cultural, como instrumento de promoción y como hilo conductor de las diferentes propuestas.

Opiniones

  1. Buen artículo. Esperemos que Guinea cambie antes de seguir los pasos de Gambia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

©Asociación Ecotumismo, Turismo Responsble y Sostenibilidad - Derechos reservados - Aviso Legal - Política de privacidad