Un producto ECOLÓGICO debe ser LOCAL y de TEMPORADA Ecología / Reflexiones / Slow Life

kiwi ecológico¿Resulta congruente que un producto sea ecológico pero que recorra medio mundo para llegar hasta tu plato? La respuesta es un rotundo no, pero hemos llegado a un punto de bombardeo de productos ecológicos y de desinformación por igual, que conviene aclarar. El otro día en el mercado encontré manzanas ecológicas que venían de Argentina y kiwis también ecológicos, procedentes de Nueva Zelanda. Para llegar a España, la manzana ha recorrido unos 10.000 kilómetros, por los más de 18.000 de los kiwis. En el caso de que vengan en un avión de carga (como ocurre con muchas frutas, verduras u hortalizas) emitirían 1.100 kilogramos de CO2 y 2.035 respectivamente. Para hacernos una idea comparativa lo más gráfica posible, traer una manzana en esas condiciones desde Argentina a España puede conllevar el mismo gasto energético que mantener una nevera encendida durante 105 años. Por su parte, traer un kiwi de Nueva Zelanda, por muy ecológico que sea, puede equivaler a más de 8.600.000 cargas de un móvil. Si tenemos en cuenta que se han producido de manera natural, sin aditivos químicos, evidentemente que son ecológicos. Sin embargo, teniendo en cuenta los gastos que conlleva su transporte, no se puede hablar de ECO de ninguna de las maneras. Y el problema es que se genera una confusión que lleva a muchos equívocos.

Los alimentos ecológicos deben tener dos componentes claramente intrínsecos: valor local de proximidad y estacionalidad o temporalidad. En las últimas décadas nos hemos acostumbrado a consumir cualquier tipo de fruta, verdura u hortaliza en cualquier época del año, cuando hasta hace más bien poco (algunas décadas) esto era impensable. La producción de alimentos tiene sus ciclos naturales que hay que respetar y que hacen que cada época del año sea adecuada para unas determinadas condiciones. El lugar es otro factor clave, ya que las características climáticas, de los suelos o del agua del entorno influyen a la hora de que se den unas variedades u otras. El auge de los transportes con el boom del petróleo no ha influido sólo en la movilidad de las personas, sino también de los alimentos, modificados genéticamente en muchos casos para que duren más, aguanten mejor ante cualquier condición y se produzcan durante todo el año.

A eso hay que añadir otro factor, que va en contra de lo que debe ser un producto ecológico. El sobrecoste del transporte incide fuertemente en el precio de los alimentos, que además suele ser mayor en países con menor renta per cápita que en las economías más industrializadas, aunque son estas últimas las que se aprovechan de las primeras y las que más promueven largos desplazamientos para surtir las despensas y neveras todo el año. Según el Banco Mundial, en un país como Argentina los costes logísticos de transporte representan entre el 18 y el 32% del valor de los productos, por el 9 ó 10% que puede suponer en Europa. Y eso que la crisis económica, ahora mismo, está apretando mucho más en Europa que en la mayoría de países sudamericanos. Si esa diferencia ocurre con Argentina, mejor no pensar en otros países con mayores dificultades.

Al final se trata de un problema de desinformación y crear conciencia. Se trata de promover productos ecológicos, más respetuosos con el entorno, pero también locales y de temporada. Se tiende a creer que los productos ecológicos son más caros, pero sencillamente tienen unos procesos diferentes que conllevan mayor tiempo de producción, normalmente más mano de obramenos cantidad obtenida final y, en general, suponen una apuesta clara por la calidad y nuestro bienestar. Apoyándolos también apoyamos variedades autóctonas típicas de los lugares en los que vivimos que no debemos perder y, sobre todo, la economía local y la salvaguarda de nuestra esencia rural. Los productos km0 de Slow Food, de la que ya hemos hablado anteriormente, son una iniciativa muy a tener en cuenta en este sentido, con una aplicación empresarial en forma de restaurantes que los promueven, que viene a demostrar que hay otra forma de hacer un negocio justo con los alimentos.


Formado en comunicación y turismo, fue en el sector turístico donde precisamente comenzó a apreciar la necesidad de un giro a la hora de viajar y practicar turismo. Considera que un viaje responsable no sólo se reduce a una adecuada práctica medioambiental, sino que debe resumir todas las habilidades que se suponen implícitas a las buenas relaciones personales, aunque no siempre es así. Tal vez resulte paradójico pensar que todo viaje debe convertirse en un intercambio social y cultural, pero... ¿por qué no intentarlo? Con experiencia profesional contrastada en medios de comunicación y en entidades públicas y privadas dentro del sector turístico, es uno de los fundadores de Ecotumismo y lleva la gestión editorial y coordinación de proyectos desde su puesta en marcha en 2009. En esta última etapa de su vida profesional ha adquirido experiencia nacional e internacional en el marco de proyectos vinculados al turismo responsable trabajando como consultor freelance a través de Ecotouristing. Además ha adquirido un notable conocimiento de la realidad actual del sector del turismo rural en España, gracias a su trabajo como responsable de comunicación y coordinación de proyectos con la Fundación Ecoagroturismo. A principios de 2013 se ha incorporado al equipo del portal de turismo temático Turinea para dar soporte en tareas de comunicación y marketing, además de desarrollar el proyecto Rutas turísticas y Paisajes Sonoros. Una innovadora iniciativa para poner en valor una red de rutas turísticas basadas en experiencias sensoriales etnográfico-culturales y ambientales, con la premisa de fomentar un tipo de turismo responsable y sostenible. Se enfatizará el carácter innovador del proyecto a través de herramientas sonoras al servicio de las nuevas tecnologías, que servirán como elemento clave de conservación cultural, como instrumento de promoción y como hilo conductor de las diferentes propuestas.

Opiniones

  1. Completamente de acuerdo, la agricultura ecológica está sucumbiendo a los manejos del mercado de la oferta y la demanda.
    Es importante tener en cuenta un valor de los productos que consumimos,que pocas veces se tiene en cuenta. En el caso de los productos de alimentación el factor social es importante, debemos apostar por proyectos de calidad, que respeten el medio ambiente y también que dinamicen las zonas donde se establecen, fijen población rural y ayuden a crear empleo y riqueza.
    Saludos

  2. Totalmente de acuerdo.
    En nuestra finca producimos corderos a la antigua usanza (más ecológicos imposible), además al ser una actividad que viene complementada con los ingresos turísticos, intentamos ser auto-suficientes (cosa que conseguimos 9 de cada 10 años)ya que mantenemos una cabaña acorde con las posibilidades de la finca (sin sobre explotación).
    Estamos en una isla (Mallorca) y el exceso de importación (no somos ni de lejos auto-suficientes en materia de alimentación) ha provocado que el producto que viene de fuera (en nuestro caso cordero, pero aplicable a la mayoría de productos agrícola-ganaderos) al final es el que regula el precio del mercado.
    Entiendo que los costes o sistemas de producción en otras zonas del planeta permitan que el producto final puesto en nuestra isla resulte más económico que el mismo artículo de producción local. Pero que no lo intenten vestir o adornar con atributos ecológicos o sostenibles. Porque, a la vista de los datos que nos facilita Javier, ya me diréis que tiene de sostenible un cordero criado en Australia, sacrificado en un barco de camino a Europa y servido en un hotel de Mallorca. O como me comentaba recientemente un cliente, un vino ecológico mallorquín degustado en Nueva York.
    Gracias Javier por clarificar estos aspectos y facilitar datos tan concluyentes.
    Un saludo

  3. Hablais de productos ecológicos, pero NADIE comprueba que esos productos, tanto los locales como los aforados LO SON. por lo que yo sé, nos llevaríamos una desagradable sorpresa si analizásemos los frutos (ecológicos) que tenemos en Galicia, lo dicho:CUANDO ALGUIEN SE VA A RESPONSABILIZAR DE ESTA SITUACION? Y CUANDO NOS VAN A DAR LO QUE NOS COBRAN Y ANUNCIAN?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

©Asociación Ecotumismo, Turismo Responsble y Sostenibilidad - Derechos reservados - Aviso Legal - Política de privacidad