Pedraza, turismo rural de película Slow Life / Turismo / Turismo responsable / Turismo sostenible / Viajes

El derroche de brillantina del anuncio de Lotería de Navidad de este año ha eclipsado su principal activo: el deslumbrante pueblo en el que tiene lugar, y que a pesar de que era el escenario idóneo para su habitual enfoque de magia navideña, apenas se ha dejado ver, reducido con más saña que fidelidad al encanto lumínico de su Noche de las velas. Pero Pedraza brilla por sí sola, con velas o sin ellas.

En las estribaciones de la sierra de Guadarrama (Segovia), coronando un paisaje de bosques, colinas y arroyos, se alza sobre un promontorio rocoso esta amurallada villa medieval, impecablemente restaurada a su época de esplendor, el siglo de Oro (ss. XVI y XVII). Con una población entregada al turismo y la conservación, Pedraza ha sido el contexto romántico de numerosas películas y series históricas, sus calles y rincones son estampas dignas de lances amorosos, emboscadas e intrigas, transportando en el tiempo y ofreciendo un decorado constante para los aficionados a la fotografía. Engastada en la montaña, Pedraza brilla al ponerse el sol por el color dorado de la piedra en que se asienta y de la que están hechas sus casas y palacios, balconeados en madera y cubiertos de blasones. Una plaza mayor amplísima, una torre maciza y alta, la de San Juan, sobresaliendo entre los tejados, un noble castillo del siglo XIII, hoteles, casas rurales, restaurantes con cocina de leña, tiendas de decoración y artesanía (mueble rústico, estaños, tahonas, chocolate, jabón), espectaculares panorámicas, interiores acogedores, más lujosos o rústicos, bodegones y callejuelas, hacen de este Conjunto Monumental reconocido internacionalmente, un reducto intacto de la España de Cervantes.

turismo ruralCon cierto aire a Toscana italiana, es una opción ideal para escapadas de fin de semana o vacaciones. A 120 km. de Madrid, Pedraza aúna las virtudes de un pueblo rehabilitado para el turismo con su entorno natural. A 14 km. se encuentra la espectacular cueva de los Enebralejos (en Prádena), y a 25, el Parque Natural Hoces del río Duratón (próximo a Sepúlveda), con su ruta de la Ermita de San Frutos. La región garantiza también alternativas en deportes de aventura: senderismo, espeleología, barranquismo, parques de aventura en árboles, o piragüismo. En Pedraza está ubicado el Centro Temático del Águila Imperial, especie protegida que junto al Buitre leonado es uno de los más majestuosos espectáculos aéreos del cielo peninsular. Y para quienes no dispongan de coche, hay transporte en autobús de Segovia a Pedraza los martes y los viernes. Cuando estas navidades veamos el anuncio de Lotería de Navidad, a pesar de la chanza general por su abuso de melaza y polvo de estrellas, que nadie olvide que Pedraza, con o sin velas, en invierno o verano, brilla como pocos lugares en la llanura castellana y en la geografía española. Con luz propia.

Pedraza en 5 sentidos

Vistas: La cabina telefónica y el servicio de taxi se integran en el patrimonio arquitectónico, camufladas en construcciones de piedra y madera. La solemne arcada de la antigua Puerta de la Villa, única entrada al burgo. La despejada Plaza Mayor y su contrapunto: la torre-campanario. La sierra de Guadarrama, al fondo. La puesta de sol. La noche que se cuela por las esquinas y enciende el interior de casas y escaparates artesanos a través de rejas y ventanas. La Noche de las velas, cuando se apaga la luz eléctrica e incontables racimos de velas alumbran el pueblo.

Olores: A aire puro y naturaleza. El humo de las cocinas de leña.

Sabores: El lechazo y la caza en general, además del variado surtido de su gastronomía regional.

Textura: El contraste de la roca, de la piedra esculpida de Pedraza, con el paisaje ondulado por colinas de las últimas estribaciones de Guadarrama y sus bosques de pinos, encinas y sabinas (con su fauna), como la Dehesa Vieja, otorgando un verde oscuro y envejecido al paisaje.

Sonidos: Un silencio de montaña y música, mucha música, en los Conciertos de las velas, en julio.


1984. Colaborador de la Fundación Ecoagroturismo. Licenciado en Periodismo y Humanidades, premio nacional Fundación Biodiversidad en Comunicación. Convencido de que la red de transportes y telecomunicaciones reemplaza a la superficie del mundo, eclipsándola, cree que el turismo ha degenerado en un circuito cerrado y contemplativo. Quiere sensibilizar de un cambio de perspectiva, desde la que el mundo vuelva a concebirse por la totalidad de su superficie y la riqueza natural que la puebla, devolviendo al hombre a una escala que lo integre en ella y despierte su pasión por los caminos, más que por coleccionar destinos.

Comentarios

  1. Increíble Pedraza. El anuncio habría tenido más respeto si se llegase a conocer esta información y este precioso paraje rural, seguramente. Gran artículo, ¡muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

©Asociación Ecotumismo, Turismo Responsble y Sostenibilidad - Derechos reservados - Aviso Legal - Política de privacidad