Ruta por la CASAMANCE: a la búsqueda del ATLÁNTICO 1/2 Nuestra Filosofía / Proyectos Ecotumismo / Turismo responsable / Viaje a Senegal / Viajes Responsables

Turismo Responsable en SenegalEstar un mes en una región interior como Kedougou es algo que, para dos isleños como nosotros que pocas veces hemos vivido alejados del mar, puede ser duro por momentos. Y más si añadimos los 35º ó 40º de media que hace por estas latitudes tropicales al mediodía. Por eso, nuestro periplo por la Casamance, al sur de Senegal, lo planteamos con un objetivo claro: nuestra meta tiene que ser alcanzar el océano Atlántico. Lo que nunca pensamos es que este viaje iba a tener un final tan perfecto… y es que por mucho que te lo puedas llegar a imaginar, cuando llegas y ves las playas tan espectaculares, desiertas y casi vírgenes que hay en esta región de África, verdaderamente te crees que has llegado al paraíso. Además, si ya creíamos que los senegaleses eran hospitalarios, ahora hay que hacer mención aparte al carácter y la forma de ser de los habitantes de la Casamance. Es increíble ver como absolutamente todo el mundo te saluda, te da la mano, te pregunta que como estás, que si necesitas algo… El resultado no podía ser otro: si pudiésemos, ¡de aquí no nos íbamos! En definitiva, un lugar increíble al que bien merece la pena regresar en cuanto uno pueda…

Turismo Responsable en Senegal

Nuestro tour por la Casamance comenzó con una de las tantas batallas en sept place que hemos tenido este mes y medio, con las que podríamos escribir un libro. Aquí, en Senegal, siempre que vayas a hacer un desplazamiento en transporte público por carretera tienes que hacer una introspección personal hacia tu yo interior, para armarte de toda la paciencia posible e imaginable. Como ya he contado, aquí los transportes no salen hasta que se llenan… y si tenemos en cuenta que para recorrer los casi 800 kilómetros que unen Kedougou con Ziguinchor, la capital de la Baja Casamance, hay que hacer tres trasbordos de sept place… pues la cosa se puede alargar bastante. De Kedougou a Tambacounda fue todo sobre ruedas… En Tambacounda tuvimos que esperar casi cuatro horas en la Gare Routière y ya llegamos retrasados a Kolda. Allí nos iluminó la suerte y había un sept place esperando con dos plazas por ocupar para nosotros… pero la sorpresa llegó a las ocho de la tarde. Ya de noche, el ejército cortó las carreteras por precaución ante posibles ataques de los grupos de rebeldes que quedan ocultos en la selva. La cuestión es que tuvimos que hacer noche en un pueblo perdido en medio de la nada, durmiendo dentro del sept place y en el exterior de una tienda. Menos mal que nos hicimos amigos de algunos de los demás ocupantes del coche y, aunque hubo momentos duros, la experiencia tuvo un punto de divertida.

Turismo Responsable en Senegal

Veinticuatro horas después de nuestra partida, llegamos a Ziguinchor… y a partir de aquí, nuestra estancia en la Casamance diría que ha sido idílica. Casi sin descansar, nos fuimos de ruta con Bio, un piroguía y  personaje de lo más variopinto, que nos llevó en su piragua hasta la isla de los pájaros, a Djilapao y a Affiniam. Resulta bastante espectacular andar en piragua por aquí, sumergiéndote entre manglares y viendo todo tipo de pájaros sobrevolando a tu alrededor. En Djilapao y Affiniam tuvimos nuestro primer contacto con la cultura Diola, bastante diferente a lo que habíamos conocido hasta ahora en Senegal. Las construcciones típicas están hechas para aprovechar al máximo el agua de la lluvia. Sus costumbres animistas se han mezclado con los valores de la misión cristiana… y desde luego que hemos notado el papel más relevante que juega la mujer, debido sobre todo a que en algunas zonas de la Casamance ha habido matriarcados con importantes reinas que marcaron su historia. El pescado, la fruta y las verduras forman parte de la variada dieta de sus habitantes y eso es algo que también hemos agradecido mucho.


Formado en comunicación y turismo, fue en el sector turístico donde precisamente comenzó a apreciar la necesidad de un giro a la hora de viajar y practicar turismo. Considera que un viaje responsable no sólo se reduce a una adecuada práctica medioambiental, sino que debe resumir todas las habilidades que se suponen implícitas a las buenas relaciones personales, aunque no siempre es así. Tal vez resulte paradójico pensar que todo viaje debe convertirse en un intercambio social y cultural, pero... ¿por qué no intentarlo? Con experiencia profesional contrastada en medios de comunicación y en entidades públicas y privadas dentro del sector turístico, es uno de los fundadores de Ecotumismo y lleva la gestión editorial y coordinación de proyectos desde su puesta en marcha en 2009. En esta última etapa de su vida profesional ha adquirido experiencia nacional e internacional en el marco de proyectos vinculados al turismo responsable trabajando como consultor freelance a través de Ecotouristing. Además ha adquirido un notable conocimiento de la realidad actual del sector del turismo rural en España, gracias a su trabajo como responsable de comunicación y coordinación de proyectos con la Fundación Ecoagroturismo. A principios de 2013 se ha incorporado al equipo del portal de turismo temático Turinea para dar soporte en tareas de comunicación y marketing, además de desarrollar el proyecto Rutas turísticas y Paisajes Sonoros. Una innovadora iniciativa para poner en valor una red de rutas turísticas basadas en experiencias sensoriales etnográfico-culturales y ambientales, con la premisa de fomentar un tipo de turismo responsable y sostenible. Se enfatizará el carácter innovador del proyecto a través de herramientas sonoras al servicio de las nuevas tecnologías, que servirán como elemento clave de conservación cultural, como instrumento de promoción y como hilo conductor de las diferentes propuestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

©Asociación Ecotumismo, Turismo Responsble y Sostenibilidad - Derechos reservados - Aviso Legal - Política de privacidad