De ruta por las TRES culturas de KEDOUGOU 2/2 Nuestra Filosofía / Proyectos Ecotumismo / Turismo responsable / Viaje a Senegal / Viajes Responsables

Turismo Responsable en SenegalDurante estos días con Noumoussara hemos podido visitar y convivir más a fondo con las diferentes etnias que habitan en la región de Kedougou. La mayoría de los pueblos bedik, por ejemplo, están localizados en las partes altas de las montañas. Los bassari, con unos rasgos físicos muy marcados y una cultura antiquísima que ha llegado intacta a nuestros días, están ubicados muy cerca de la frontera de Guinea, en los pueblos de Salemata (en donde se mezclan con los peul) o en Ethiolo, su auténtico santuario. Hasta allí llegamos, después de un viaje de dos horas en autobús y otras dos de trekking subiendo y bajando lomas, pero la experiencia que allí vivimos ha sido y será uno de los recuerdos imborrables de nuestra estancia aquí. Si algo podemos asegurar a estas alturas es que la diversidad cultural y de tradiciones que hay en esta región es única… y el carácter de sus habitantes hace que el resultado sea un enorme atractivo para adentrarte en este maravilloso y desconocido continente para muchos europeos que es África.

Lo cierto es que resulta curioso el ejercicio de supervivencia que tuvieron que hacer las comunidades de las etnias Bedik que habitan en los pueblos de Iwol, Anyiel y Ethiwar. En su día resistieron el empuje de los pueblos islamizados del Reino de Guinea, ascendiendo las montañas para mantenerse aislados. Una vez allí, trabajaban de noche y se escondían en cuevas por el día, por lo que mantuvieron sus tradiciones animistas hasta bien entrado el siglo XIX, época en la que la misión católica dio con ellos. Por esta razón, ahora en los pueblos de esta etnia conviven ambas creencias: animistas y cristianas. En nuestra visita a Anyiel nos acompañó un guía de la familia Camará, una de las tres que habitan el poblado, que están encargados de mantener las tradiciones. Los Keita son los jefes y los Samura se encargan de organizar las fiestas.

Resulta curioso el enorme respeto que se tienen las diferentes etnias y culturas entre sí. Noumoussara, siendo un peul, ha preferido contar con guías locales específicos de cada pueblo, porque está claro que las costumbres y tradiciones se cuentan mejor en primera persona. Localismo en estado puro y eso nos encanta la verdad. De todos modos, sobre todo con la etnia bedik pero también con la bassari, se da un caso en el que merece la pena reparar por lo curioso que resulta y el significado que esconde. Los guías peul, cada vez que suben con turistas a visitar los pueblos de la montaña o del lejano Ethiolo, llevan consigo una bolsa de nueces de Kola, un excitante natural muy apreciado por todos los pueblos del Golfo de Guinea, sobre todo por las generaciones mayores. Las nueces son muy difíciles de conseguir por aquí, ya que vienen de Guinea, y son pagadas por los turistas aunque estos no quieran o les resulte un poco chocante.

¿La razón? Las nueces de Kola han sido una moneda de cambio ancestral para estos pueblos y muchos de sus habitantes han visto en el turismo una oportunidad de reclamarlas como regalo. Algo así como una compensación por la visita, lo cuál ha creado una necesidad a día de hoy de difícil solución: si no hay nueces de Kola, las malas caras son la tónica y la visita, claro está, no es lo mismo. En cualquier caso, Noumoussara nos aseguró una y otra vez que si no llevásemos nueces de kola no pasaría nada, pero lo cierto es que cada vez que nos cruzábamos con alguien de edad más o menos avanzada, les daba una. En cualquier caso, y dejando a un lado estas pequeñas cuestiones, la ruta ha sido una experiencia increíble y tuvo un punto culminante en la visita final a los pueblos de la etnia bassari.

Turismo Responsable en Senegal

Noumoussara nos ha contado que muchos turistas, atraídos por el colorido y el atractivo que tienen los ritos y tradiciones de esta etnia de origen guineano, pagan a los guías para que organicen fiestas y celebraciones que, aunque por fechas no coincidan, a veces se acceden a hacerlas por los ingresos que eso genera para el pueblo. Esta cuestión está muy mal vista por los más tradicionales del lugar, sobre todo los más ancianos, que ven en el acto una traición a sus costumbres más antiguas. Nosotros reprobamos totalmente peticiones como esta, porque se trata de plegar el día a día y una cultura a las exigencias de un turista. Además, podemos asegurar que ver una fiesta o celebración de este tipo, cuando toca, es algo que no tiene precio y no vale ni todo el oro del mundo…

Turismo Responsable en Senegal

Y digo que podemos asegurarlo porque cuando llegamos a Ethiolo, después de las dos horas de autobús hasta Salemata y las dos horas de trekking posteriores, acompañados por cierto por el gran Laurent (guía local bassari y personaje gracioso y simpático donde los haya), nos enteramos que esa misma noche había fiesta en casa del jefe del pueblo. Debido a la gran cosecha de maíz que los bassari han cultivado en la temporada de lluvias, las máscaras estaban convocadas para bailar y beber vino de palma con los más jóvenes y, por supuesto, con el resto del pueblo. Y sí… allí estuvimos nosotros, invitados como los únicos foráneos presentes, un poco intimidados, pero sinceramente fascinados por poder contemplar en directo un espectáculo único de sonidos y movimientos.

Turismo Responsable en Senegal

Fiestas así se pueden convocar a partir de estas fechas, por parte de cualquiera de las familias de la etnia. La familia convocante anuncia el día de la fiesta y durante toda esa jornada, todo el pueblo va a trabajar a su campo para ayudar a recoger y recolectar como contraprestación. Los jóvenes de 21 a 27 años, durante todo este día, todas las frases que digan tienen que ser expresadas al revés: “les types au contraire” (los tipos al revés), siendo uno de los precios que conlleva ser joven y es que las ceremonias de iniciación para convertirte en adulto no tienen en absoluto desperdicio. La familia convocante compra vino de palma para todo el pueblo y, ya por la noche, beben y beben sin parar.

Las máscaras venidas del bosque, los jóvenes de 15 a 27 años por un lado, las mujeres solteras por otro y todo ante la mirada complaciente del resto del pueblo mayor de 27 años… a los que nos añadimos nosotros en esta ocasión. Una vez que todo el vino se ha bebido, comienza el baile… los jóvenes bailan junto con las máscaras venidas del bosque delante de todas las mujeres solteras, que aplauden y cantan. Sencillamente, resulta un acto increíble, en donde el jolgorio, el buen rollo y las risas son la característica principal. Nos quedamos tan fascinados que no fuimos capaces de sacar ni una fotografía: sentimos que sería como romper el misticismo allí presente. Allí estábamos, contemplando una tradición milenaria y más que nada por respeto preferimos sentir que el recuerdo que nos llevamos se queda en nuestra memoria. Sin duda, el azar nos permitió descubrir una noche mágica que no olvidaremos nunca.


Formado en comunicación y turismo, fue en el sector turístico donde precisamente comenzó a apreciar la necesidad de un giro a la hora de viajar y practicar turismo. Considera que un viaje responsable no sólo se reduce a una adecuada práctica medioambiental, sino que debe resumir todas las habilidades que se suponen implícitas a las buenas relaciones personales, aunque no siempre es así. Tal vez resulte paradójico pensar que todo viaje debe convertirse en un intercambio social y cultural, pero... ¿por qué no intentarlo? Con experiencia profesional contrastada en medios de comunicación y en entidades públicas y privadas dentro del sector turístico, es uno de los fundadores de Ecotumismo y lleva la gestión editorial y coordinación de proyectos desde su puesta en marcha en 2009. En esta última etapa de su vida profesional ha adquirido experiencia nacional e internacional en el marco de proyectos vinculados al turismo responsable trabajando como consultor freelance a través de Ecotouristing. Además ha adquirido un notable conocimiento de la realidad actual del sector del turismo rural en España, gracias a su trabajo como responsable de comunicación y coordinación de proyectos con la Fundación Ecoagroturismo. A principios de 2013 se ha incorporado al equipo del portal de turismo temático Turinea para dar soporte en tareas de comunicación y marketing, además de desarrollar el proyecto Rutas turísticas y Paisajes Sonoros. Una innovadora iniciativa para poner en valor una red de rutas turísticas basadas en experiencias sensoriales etnográfico-culturales y ambientales, con la premisa de fomentar un tipo de turismo responsable y sostenible. Se enfatizará el carácter innovador del proyecto a través de herramientas sonoras al servicio de las nuevas tecnologías, que servirán como elemento clave de conservación cultural, como instrumento de promoción y como hilo conductor de las diferentes propuestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

©Asociación Ecotumismo, Turismo Responsble y Sostenibilidad - Derechos reservados - Aviso Legal - Política de privacidad