Ecología / Nuestra Filosofía / Permacultura

Huerto urbano en Brooklyn (Nueva York)Las ciudades se han convertido en núcleos de población inmensos. Actualmente el 50% de la humanidad vive en ciudades (se espera el 70% para el 2050), y algunas “metrópolis” llegan a alcanzar los 20 millones de almas. Las ciudades son centros de humanos, de mentes pensantes, de relaciones exponenciales y, por ello, de oportunidades y nuevas ideas. Pero también cargan con una dependencia del exterior enorme para alimentarse y abastecerse, para vestirse, para calentarse, refrigerarse o para llevarse los residuos…

¿De donde sacan los 10 millones de habitantes de Nueva York sus 2.000 calorías diarias? Se necesitarían aproximadamente 2.000 millones de metros cuadrados (el equivalente a la isla de Tenerife) completamente cultivables. Incluso en los alrededores (100 km siguientes) de Nueva York y de cualquier ciudad hay aún mucho suelo urbanizado, industrial o de otros usos… todo menos uso agrícola. ¿Y a donde llevan los 10 millones de habitantes de Nueva York sus 40.000 toneladas de basura diarias? Está claro que ahora se invierte mucho petróleo para hacer estos dos milagros posibles: traer comida desde cientos de kilómetros y llevarse desperdicios otros tantos kilómetros… día tras día.

Ante esta realidad y con la escasez de petróleo a la vuelta de la esquina, la permacultura urbana se convierte en una más de las posibles respuestas y “balsa-salvavidas” de este modelo. La cuestión es tratar de integrar los diseños permaculturales a las ciudades, para que puedan proveer parte de sus alimentos diarios y para que puedan, a su vez, reincorporar los desperdicios como inputs para generar fertilidad en los cultivos. En ambas direcciones se ahorra energía y petróleo… y tenemos en nuestras manos parte de la solución a dos problemas que nos van a rozar de cerca en un futuro más cercano del que creemos.

Huertos urbanos en las azoteas, ahora desaprovechadas
Plantar un huerto urbano no es mala idea. Una terraza o una azotea bastan para tener pequeños sistemas altamente productivos. Podemos inventar pequeños invernaderos, aprovechar los residuos orgánicos para hacer vermi-compost en casa con un puñado de lombrices y después retroalimentar nuestras macetas. Si vivimos en una ciudad pequeña, aún lo tenemos más facil, pudiendo incidir más fácilmente en los gestores de las políticas publicas y auto-organizando zonas de cultivo y de integración como espacio social alternativo al centro comercial. Existen muchos ejemplos de permacultura urbana en Internet y de “urbanismo” con bases permaculturales.

Comentarios

  1. […] This post was mentioned on Twitter by ECOTUMISMO. ECOTUMISMO said: ¿De donde sacan los 10 millones de habitantes de Nueva York sus 2.000 calorías diarias? ¿Y a donde llevan los 10… http://fb.me/y7kw427a […]

  2. Nicole Montecinos dice: abril 3, 2011 at 12:36 am

    buenas, me presento soy chilena y estudio turismo, y les escribo para pedir ayuda, tengo un atrabajo y me gustaria si me pudieran guiar, mi tema consierne en las alteraciones alimenticias como afectan al turismo, me gustaria si me pueden enviar material o si pudieran poner un articulo respecto de esto, yo les podria otorgar como de forma de trueke enviar mi investigacion relacionada a un pais tercermundista ojala me pudieran ayudar??? que opinan???

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

©Asociación Ecotumismo, Turismo Responsble y Sostenibilidad - Derechos reservados - Aviso Legal - Política de privacidad